Ana P.

Ana, mi novia tranquila. Esa es la sensación que me la transmitió desde el momento en que se puso en mis manos. Inicialmente quería una trenza deshecha, pero finalmente fue un semirecogido con honda marcada y un adorno de trenza que no le podía quedar mejor con el tocado y el velo.
Sin duda el cambio fue acertadísimo, como podéis ver estaba radiante!

No hay comentarios

Leave a reply